Tesoros británicos

El Reino Unido está lleno de lugares fantásticos para visitar. Estos lugares que destacamos aquí son sólo una muestra de los muchos que hay repartidos a lo largo de toda la isla.

No significa que estos sean mejores que otros que no aparecen. Realmente es difícil decantarse por uno u otro. Lo mejor de todo es descubrirlo por un@ mism@. Merece la pena.

London Tower

El lugar donde descansan las joyas de la corona, The Crown jewels.

Fue construido por William el Conquistador como fortaleza. Con el tiempo se utilizó como residencia real y finalmente como prisión estatal.

Hoy en día es visitado por miles de personas que desean ver el diamante más puro y grande del mundo. Fue un regalo de la Union of South Africa a Edward II.

The Key Ceremony se realiza desde hace 700 años a las 21:53 horas aquí.

Stonehenge

Esta estructura megalítica es uno de los monumentos prehistóricos más importantes de Europa.

Está datada en el segundo milenio antes de Cristo, al principio de la Edad de Bronce, y se supone que anteriormente había otra estructura más antigua.

Restormel Castle

En Lostwithiel, Cornwall, en el Suroeste de Inglaterra, existe un castillo construido en el año 1100. Es el Castillo Restormel el cual inicialmente perteneció a la familia Cardinham.

Ya en 1264 Richard de Cornwall, con el fin de hacerlo más seguro, hizo importantes cambios; lo reforzó entero en piedra.

En el siglo XIV fue de nuevo restaurado, pero ahora de una forma mucho más lujosa. Así, donado al primer duque de Cornwall, terminó en manos del Principe de Gales.

Lamentablemente, el paso de los siglos convirtió en ruinas lo que un día fue un hermoso castillo. En 1925, sin embargo, pasó a ser parte del English Heritage lo que hizo que se volviera a descubrir para todos nosotr@s.

Witley Court and Gardens

Aunque ahora es un palacio en ruinas, debido al incendio de 1937, en su día fue uno de los palacios más importantes de Inglaterra.

Sus jardines, sobre todo el de la parte norte con especies traídas de todas las partes del mundo, sí poseen un encanto especial. Además, sus espectaculares fuentes de piedra nos atrapan la mirada mientras nos acercamos al palacio. La más grande de todas representa a Perseo y Andrómeda.

Castle Coole

Uno de los edificios neo-clásicos más importantes de las islas británicas y está considerado como la obra maestra de James Wyatt.

Pasear por los caminos del parque que rodea al edificio es todo un placer.

Urquhart Castle

Como vigilante del Lago Ness (Loch Ness), el Castillo Urquhart es testigo fiel de la historia escocesa.

Lleva en ese lugar desde el siglo XIII y entre conquista y conquista ha cambiado de dueño unas cuantas veces. Los Grants fueron quienes más tiempo lo tuvieron; 400 años. Duró en su poder hasta que los MacDonalds lo conquistaron en 1545. Las fuerzas de Covenanter vinieron más tarde, en 1644, e hicieron lo mismo, lo volvieron a conquistar, pero no por muchos años ya que en 1692 lo destruyeron las tropas leales a William y Mary.

Como nunca más se reconstruyó, permanece así desde entonces.

Edinburgh Castle

Construido en el siglo XII por David I, el castillo ha pasado de manos escocesas a inglesas y viceversa varias veces.

Uno de los asedios más largos ocurrió en 1571 cuando los ingleses querían capturar a la reina de los escoceses, Mary. Duró dos años y es conocido como “long siege”. Finalmente, los escoceses se rindieron y el castillo pasó a los ingleses.

En los siglos siguientes los escoceses intentaron una y otra vez recuperar el castillo, pero no hubo forma.

También utilizado en el pasado como prisión militar, es ahora una de las atracciones más populares de Edimburgo.

Richmond Castle

Este es un castillo muy especial. De hecho, se dice que el rey Arturo y sus caballeros de la mesa redonda utilizaron este castillo.

Se terminó de construir en 1080 con el único propósito de defenderse de los ataques normandos.

Por si esto no fuera poco, también existe una leyenda de un niño que deambula por los pasadizos que comunican el castillo con Easby Abbey. Era un niño que tocaba el tambor, pero que un día se perdió por los túneles y nunca más se le volvió a ver. Parece ser que su espíritu sigue tocando el tambor por los pasadizos.

Jewry Wall

Proviene de la herencia que los romanos dejaron en el Reino Unido, en este caso, en Inglaterra.

En este lugar había unos baños romanos y Jewry Wall, nombre dado por el anticuario William Stukeley en 1722, es la única parte que queda del edificio.

Artículos relacionados:

Búsqueda por temas
Please reload

ANAYET Formación

Todos los derechos reservados. All rights reserved.