El fin de las estrellas

Debido a la fusión nuclear, las estrellas van agotando todo su combustible. La mayoría de ellas, el 99%, simplemente se apagan. Pasan a denominarse enanas blancas.

Sin embargo, las más grandes a veces pueden generar un agujero negro. Al colapsarse sobre sí mismas, la estrellas se reducen a un solo punto de radio cero y densidad infinita. Este punto, conocido como singularidad, hace, debido a su densidad, que nada pueda escapar de su fuerza gravitatoria.

Otras veces, bajo unas condiciones muy particulares, con una temperatura determinada y con el suficiente tamaño, aunque algo más pequeño que aquellas que tienen la capacidad de generar los agujeros negros, pueden explotar. Son las supernovas.

Búsqueda por temas
Please reload

ANAYET Formación

Todos los derechos reservados. All rights reserved.