El puente del diablo

Esta leyenda tiene el origen en Francia. Es sobre un pueblo y la construcción de un puente.

Por cierto, el puente todavía hoy sigue en pie.

Próximo a Foix, junto a las poblaciones de Montolieu y Ginabat, Francia, se encuentra el puente conocido como "Pont du Diable". Cuenta la leyenda que los pobres habitantes de Ginabat y Montolieu vivían aislados, ya que el río era casi imposible de atravesar a causa de los remolinos que se formaban.


Un día, un hombre del lugar tuvo la idea de invocar al Diablo para que les construyera un puente. El Diablo se ofreció a construirlo en una sola noche pero con una condición: quedarse con el alma del primero que cruzase el puente. La gente aceptó y el Diablo se pasó toda la noche, con ayuda de más criaturas infernales, construyendo un puente que, de haber sido hecho por humanos, hubiera llevado 3 años en construir.


A la mañana siguiente, la gente contempla el puente infernal sin que nadie se atreva a cruzarlo. De repente, un nativo se presenta con una bolsa: de ella sale un gato al que asusta y hace cruzar el puente. Satán entra en cólera y con una rabia desmesurada termina cayendo al río, justo en el centro de un remolino.


El cura de Ginabat le lanza agua bendita y Satanás termina siendo tragado por el remolino. Hoy día son muchos los turistas que cruzan este puente, sin saber el peligro que corren, ya que tarde o temprano Satanás puede escapar del remolino y volver para reclamar el pago de su obra.


El Puente del Diablo representa todo un símbolo arquitectónico, designado por la UNESCO Patrimonio mundial de la Humanidad como parte de la ruta francesa del Camino de Santiago. Está considerado como uno de los puentes medievales más antiguos de Francia y representa una prueba de la temprana introducción del arte románico en la región.

Búsqueda por temas
Please reload

ANAYET Formación

Todos los derechos reservados. All rights reserved.