La necesidad del olvido. La memoria, 1ª parte

Os hablamos de la memoria. ¿Cuántas veces has deseado tener una memoria capaz de no olvidar nada?

El proceso del aprendizaje es largo, pero el del olvido es tan corto que frustra un poco.

Empezamos con la importancia que tiene olvidar.

Shereshevsky, un reportero ruso, fue en cierta ocasión reprendido por su jefe. Resulta que, en su trabajo de periodista, nunca tomaba notas en las reuniones.

El asunto estaba en que era capaz de recordar todo lo dicho en cualquier momento, palabra por palabra y, con el fin de rebajar el enfado de su jefe, se lo demostró. Así es como su jefe se dio cuenta de que estaba delante de un individuo con una capacidad prodigiosa. Shereshevsky tenía la habilidad de recordar su día a día con todo lujo de detalles. Contrario a lo que pudiera parecer, su vida no fue precisamente agradable.

Sufría un extraño trastorno neurológico llamado hipermnesia. Las personas que sufren este trastorno son incapaces de olvidar ni siquiera el hecho más insignificante de sus vidas.

El estudio de la hipermnesia llevó a la conclusión neurológica de que el proceso de "olvidar" que realiza el cerebro es muy útil para llevar una vida normal.

Más de una vez hemos pensado que sería estupendo no olvidar lo ya aprendido, pero en realidad es un mecanismo que utiliza el cerebro para poder seguir con vida. Si recordásemos todo, seríamos incapaces de funcionar. Lo que se olvida no es una decisión consciente.

Hermann Ebbinghaus desarrolló la siguiente fórmula para demostrar la degradación de la memoria: R=e

Siendo:

R: retención de la memoria.

S: fuerza relativa de la memoria.

t: tiempo.




Búsqueda por temas
Please reload

ANAYET Formación

Todos los derechos reservados. All rights reserved.